top of page

Una cita romántica con tus finanzas... en pareja



Es el mes del amor y la amistad; el segundo del año, después de las fiestas decembrinas y la cuesta de enero; quizás es el momento perfecto para invitar a tu pareja a una cita con sus finanzas.


Porque hablar de finanzas en pareja es una conversación íntima a la que no se debe faltar, sobre todo en una relación en la que se ha decidido compartir la vida y formar un hogar.


Muchos expertos sugieren que en esta cita ambos se expresen con sinceridad y transparencia para tomar acuerdos


Es por eso, que se recomienda buscar un espacio tranquilo y relajante -sin distractores- en donde se den las condiciones para platicar cómoda y abiertamente del dinero; este lugar puede ser en el mismo hogar o sugerir una salida romántica.


Tenemos que hablar


Si nunca se ha tenido esta conversaciónahora es el momento para hacerlo y organizar las finanzas juntos.


Hay que conversar sobre ¿cuánto gana cada uno?, ¿cómo se deberían dividir los gastos del hogar o cómo reducirlos?, ¿qué deudas se tienen en lo individual?, ¿cuáles son sus gustos y necesidades financieras? y ¿qué objetivos de ahorro e inversión les gustaría alcanzar?


También, decidir quién administrará el dinero o cómo se llevará la administración del presupuesto, es parte de esta conversación.


Esto no significa que ambos están de acuerdo en todo, pero sí en la misma línea de lo que harán con sus ingresos, sus gastos y sus ahorros.

Lo tuyo es mío y lo mío es tuyo


Al compartir las responsabilidades financieras, a veces se piensa en dividir en partes iguales todo, pero esta decisión puede llegar a convertirse en un problema cuando los ingresos son dispares.


Lo más justo y sano es que sea una aportación proporcional a los ingresos de cada uno, respetando los puntos de vista, sin importar la aportación a las finanzas para llegar a acuerdos que busquen el beneficio económico de la unión.


Una vez definido lo primero es elaborar un presupuesto conjunto para tomar decisiones sobre las aportaciones, los gastos del hogar, las deudas que se tienen o se podrían asumir, y el ahorro para metas en común (como comprar un automóvil, un bien inmueble o pagar estudios), así como crear un fondo de emergencia familiar.


Tener un presupuesto en común no impide que cada uno lleve el propio; al contrario, es recomendable para mantener su propio espacio financiero.

Otro consejo es hablar sobre los seguros: cuáles se tienen o se deberían tener. Por ejemplo, conocer esta información facilita el conocimiento y el acceso a la póliza de Gastos Médicos Mayores del otro ante una emergencia.


Construir un patrimonio en pareja es muy importante, como lo es sentirse tranquilos y protegidos. Si no se tiene contratado algún seguro, es buen momento de hacerlo.


No eres tú, somos nosotros


A veces se puede caer en errores que comprometan la salud financiera de la pareja y a la misma relación.


Algunos de estos errores son: compras que se hacen sin consultar al otro y que comprometen la estabilidad económica; compras para aparentar un estilo de vida superior o ser “infiel” financieramente hablando al mentir sobre deudas adquiridas.


Sin duda, el desarrollo de una relación sólida requiere mucho trabajo, y que mejor si se apoya en la estabilidad financiera de la pareja. No quiere decir que no vayan a existir dificultades financieras, pero el hecho de estar en el mismo equipo dará frutos en esos momentos complicados.


Si se tienen metas claras y en común y se mantiene independencia sin dependencia, el resultado serán finanzas sanas y un futuro económico sostenible.


¿Listos para su cita financiera en pareja?

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page