top of page

Lo que no sabías de ahorrar en una aseguradora




A la hora de decidir ahorrar, una de las preguntas más comunes que pueden surgir es ¿en dónde? De forma natural piensas en hacerlo en un banco o una caja de ahorro. Te voy a dar otra opción que puedes considerar si quieres diversificar: una aseguradora.


Sí. En el sector asegurador existen planes individuales que combinan el ahorro y la inversión con la protección, para conformar tu patrimonio


Hay seguros orientados a la educación de los hijos, al retiro o a una meta económica particular. Algunos de estos planes tienen atractivos beneficios fiscales que te ayudan a generar un mayor capital


Todos están avalados y respaldados por las instituciones reguladoras del Sistema Financiero Mexicano.


Sin embargo, antes de contratarlo como en cualquier producto financiero te recomiendo que respondas estas tres preguntas: ¿Para qué quieres ahorrar? ¿Por cuánto tiempo? ¿Necesitas liquidez para cualquier imprevisto? 


Porque dependiendo de tus respuestas se podría diseñar el tipo de instrumento financiero más adecuado a tus necesidades y así elegir el que mejor cumpla con tu perfil.


Ahorrar seguro en tu seguro


Además del ahorro, los seguros te cubren con una Suma Asegurada ante un fallecimiento o invalidez total y permanente durante la etapa de acumulación y te hacen entrega del ahorro alcanzado por supervivencia


Se dividen en dos grandes grupos: universales y tradicionales.


Los primeros son aquellos que te permiten invertir en uno o varios fondos -que van desde conservadores, moderados y agresivos- en los que puedes ahorrar más en el momento que lo quieras hacer. Son conocidos como planes flexibles y te ofrecen rendimientos. También tienen un beneficio fiscal, por lo que puedes deducir, diferir o exentar impuestos.


Un ejemplo de estos seguros son los Planes Personales de Retiro (PPR) en los que ahorras hasta tu edad 65, deduces de impuestos el monto ahorrado y al llegar a la meta puedes decidir convertir tu capital en una renta vitalicia.


Los segundos son aquellos en los que la meta de ahorro está definida -en pesos, dólares o Udis- y que te garantizan que al final recibirás la cantidad pactada. En estos seguros se habla de valores garantizados.


Un ejemplo de este tipo de seguros son los seguros educativos en los que tienes una meta de ahorro definida para que al cumplir 18 años tu hijo tenga los recursos necesarios para pagar su Universidad.


Un seguro de vida es un instrumento financiero con el que puedes blindar tu dinero ante la inflación

La mayoría de estos seguros al estar invertidos en activos financieros seguros y conservadores garantizan rentabilidad, por lo que su riesgo es muy bajo.


Una pregunta frecuente cuando ahorras en una aseguradora es ¿qué pasa si decido no continuar? Dependiendo del seguro, lo más común es que puedas solicitar el valor de rescate o el fondo acumulado, que varía según el tiempo que tengas ahorrado; que en algunos casos haya alguna penalización por terminar antes del plazo establecido y también considerar la retención de impuestos que pueda generar ante el SAT.


Su gran ventaja: la protección


Un seguro como instrumento de ahorro tiene un componente que ningún otro tiene: la protección. Una protección que inicia desde el primer día que tienes contratado el plan.


Si llegaras a faltar por un fallecimiento prematuro o un accidente, tu familia o tus beneficiarios tendrían la seguridad económica de una Suma Asegurada.


En el caso de una invalidez total y permanente, el Seguro te protege del impacto económico que puedas llegar a tener y además te exenta del ahorro para que alcances la meta establecida por supervivencia.


Por ejemplo, en un seguro educativo si el padre o la madre contratante llegan a tener una invalidez -por accidente o enfermedad- reciben una Suma Asegurada, exentan el pago de la prima y aseguran que su hijo reciba el ahorro pactado a la edad de 18 años. Pero si además llegan a fallecer antes de ese momento, hay una Suma Asegurada que protege el bienestar económico de la familia.


También si llegas a sufrir una enfermedad terminal, tienes el anticipo de un porcentaje de la Suma Asegurada para últimos gastos.


Finalmente, decidir ahorrar en una aseguradora te permite contar con una estrategia de diversificación y de protección de tus finanzas personales.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page